Manchas en los dientes: causas, tipos y cómo eliminarlas

Es muy común que con el paso del tiempo, aparezcan manchas en nuestros dientes. Estas alteraciones bucodentales es habitual que se deban a factores externos relacionados con nuestros propios hábitos o alimentación. Pero también pueden estar dejando constancia de un problema más grave.

En las siguientes líneas os contaremos qué tipos de manchas existen, cuáles son sus causas principales y cómo podemos eliminarlas.

Tipos de manchas en los dientes y sus causas

Manchas marrones

Las manchas marrones en los dientes, suelen estar provocadas por el consumo excesivo de algunas sustancias como el café, el tabaco o el té. Algunas de estas sustancias, como el café, contienen colorantes que pueden afectar al color de los dientes.
Este tipo de manchas son bastante visibles y antiestéticas ya que son más oscuras que el esmalte dental, pero también suelen ser superficiales, por lo que son fáciles de eliminar.

Manchas amarillas

Las manchas amarillas en los dientes suelen ser las más comunes. Aparecen en el esmalte, la capa más superficial del diente, debido a un deterioro de éste. Este tipo de manchas aportan una mayor sensibilidad al frío, al calor e incluso, a alimentos dulces.
Las causas más comunes de su aparición suelen ser por la ingesta de sustancias y alimentos ácidos (cítricos, vinagres, jugos gástricos…), por un cepillado muy agresivo, por un golpe o, por el bruxismo, es decir, rechinar los dientes.
También pueden darse tinciones amarillas por el uso de tetraciclinas, un antibiótico suministrado de forma masiva en niños y adultos durante los años 60 y 70.

Manchas blancas

Las manchas blancas en los dientes son las menos comunes y, pueden estar causadas por diferentes motivos:

  1. Síntoma de una nutrición deficiente en la que hay escasez de calcio o hierro.
  2. Consecuencia de la formación de una caries que empieza a provocar la descalcificación del esmalte.
  3. Fluorosis: resultado de un exceso de flúor en la niñez durante el tiempo en el que los dientes se estaban desarrollando.
  4. Hipoplasia del esmalte: se trata de una malformación del esmalte creándose con déficit de mineralización y generando manchas blancas.

 

Cómo eliminar las manchas de los dientes

Lo más recomendable es que elimines estas manchas tan antiestéticas cuando antes. Para ello, acude a tu dentista de confianza para que determine cuál es el origen de las manchas de tus dientes y aplique el tratamiento más adecuado en cada caso. Los tratamientos más comunes son:

  • Limpieza profesional: Si las manchas son superficiales, como son las provocadas por el tabaco y los hábitos alimenticios, pueden ser eliminadas mediante una limpieza bucodental profesional. Eso sí, la limpieza debe ser exhaustiva, mediante ultrasonido y limpiar con un cepillo y una pasta abrasiva para eliminar todas las manchas. Si no se hace de esta forma, la limpieza no eliminará las manchas.
  • Blanqueamiento dental: en casos en los que las manchas son más generalizadas y profundas, éstas se deben eliminar con un tratamiento de blanqueamiento dental. Además, es recomendable realizar una higiene bucodental profesional previa al blanqueamiento.
  • Carillas dentales: en aquellos casos en los que las manchas son tan profundas y extensas que no se pueden solucionar con los tratamientos anteriores, solamente lo podremos solucionar mediante la colocación de carillas de porcelana o composite.
    Es posible que sea necesario realizar un blanqueamiento antes de la colocación de las carillas pero, esto dependerá de cada caso.

Cómo evitar que vuelvan a aparecer las manchas

Sea cual sea tu caso y la solución propuesta por tu especialista, es importante que para mantener los resultados es necesario llevar una correcta higiene oral en casa y unos hábitos de alimentación saludables. Algunas pautas básicas para conseguirlo son:

✔ Cepillar adecuadamente los dientes después de cada comida.
✔ Utilizar el hilo dental para eliminar todo tipo de restos alimenticios.
✔ Moderar la ingesta de alimentos que manchan, como es el café, el té y el tabaco.
✔ Cambiar el cepillo -o su cabezal- cada tres meses.
✔ Usar un cepillo de cerdas suaves para no agredir el esmalte ni las encías.

Share:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.